El deporte no es solo para la élite,
sino para todo el mundo sea cual sea su capacidad

La Fundación Levante UD Cent Anys hace posible que varios superhéroes (como admiten algunos niños) visiten diferentes colegios de Valencia contando sus historias de superación personal

Cuando se le pregunta por los valores blaugranas a Vicente Furió, presidente de la Fundación del Levante UD, los define como los “valores de una sociedad que pretende ser democrática, justa, solidaria y comprometida con las personas que lo necesitan. Para mí son valores no solo del Levante UD, sino de la sociedad”.

Hace 5 años, la Fundación del Levante UD se dio cuenta de que “tenía que desarrollar una actividad social en el sentido de ayudar a los demás”. Así surgió el proyecto El Club de los Niños. Furió explica que se creó con dos objetivos: “Como una forma de estimular a futuros levantinistas y, por otra parte, con el fin de ayudar a la integración social y de dar la oportunidad a personas que quizás en circunstancias normales no tendrían la opción de practicar fútbol”. Por ello, buscan que el equipo que juega en LaLiga Santander, el Levante UD, sirva y contribuya a la integración de las personas.

El otro Vicente, Vicente Herrero es acérrimo seguidor y socio del Levante UD desde que tenía 14 años. La vida le llevó a ser el director de marketing del club durante más de una década y ahora afronta un ilusionante puesto como director del área social de la Fundación del Levante UD: “Hace años iniciamos el proyecto de El Club de los Niños”, - nos cuenta Vicente-, “la idea era abrir el club a la sociedad valenciana y contar cuáles son nuestros valores. Visitamos a los niños en los colegios y hacemos actividades con ellos. Creamos el proyecto Di_Capacidad, que trata de potenciar estos valores: espíritu de superación, la lucha, la superación y esfuerzo, a través de cuatro deportistas paralímpicos valencianos de primera: David Casinos, Ricardo Ten, Mónica Merenciano y Óscar Ponce. En ellos se ve de manera patente esa capacidad de superación que el club pretende transmitir a los niños.”

Ricardo Ten y Mónica Merenciano.

De nuevo, Vicente Furió, presidente de la Fundación, considera importante la participación de estos deportistas paralímpicos en el proyecto porque “han vivido y viven una experiencia vital, en su momento sufrieron unos determinados problemas y a través del deporte superaron esos problemas y esos condicionantes sociales”. Darles la oportunidad de hablar con las futuras generaciones puede ayudar a jóvenes que puedan estar pasando por un momento difícil. “En el supuesto de tener algún problema, el fin es que esto les ayude a no quedarse atrincherados en su dolor o complejo, que sean capaces de superarse”, explica el presidente.

Un buen ejemplo es Ricardo Ten, atleta paralímpico profesional dedicado en cuerpo y alma a la natación. Con 8 años sufrió un accidente eléctrico y perdió los dos miembros superiores y el miembro inferior izquierdo. No se rindió y siguió practicando diferentes deportes. En 1995 recibió su primera convocatoria de la Selección Nacional de Natación y de Tenis de Mesa. Ricardo cuenta que el deporte le enseñó “a esforzarme por lo que quería y valores como el compromiso con tu equipo, el trabajo en equipo, a superar la frustración cuando no consigues lo quieres. Muchas veces el trabajo y el esfuerzo no son sinónimos de que vayas a conseguir el objetivo que te has marcado.”

Para él, formar parte de El Club de los Niños es importante por “poder transmitirles a los más jóvenes los valores que he aprendido con el deporte”. Ricardo forma parte del proyecto Di_Capacidad, con el que, a través de charlas en los colegios, quiere “transmitir nuestra experiencia vital, de alguien que lo ha pasado mal pero que ha sabido superar una situación difícil para después conseguir todos los objetivos que se ha ido planteando”.

Ricardo Ten y Mónica Merenciano con las mascotas del Levante UD, Blau y Grana.

Ricardo cuenta que, en las charlas, cuando cuenta su experiencia, siempre les da a entender que “el accidente lo que hizo fue cambiarme la vida, y siempre digo que no para mal ni para bien. Simplemente me la cambió. Y después de pasarlo muy mal, me dio otras oportunidades”. Conectar con los jóvenes y transmitirles los valores que ha adquirido Ricardo a través del deporte, es el objetivo de sus charlas en los colegios. “Resaltamos que esos valores que nos han ayudado a alcanzar el éxito deportivo, también nos han ayudado en la vida diaria a la hora de trabajar, de quererte a ti mismo y de esforzarte para conseguir lo que quieres”.

Tal y como reconoce, el deporte es una herramienta muy potente para los jóvenes por su práctica lúdica y social, pero que les enseña que si se esfuerzan conseguirán resultados. Según Ricardo Ten, el objetivo que tienen con El Club de los Niños es: “fomentar que el deporte no es solo para la élite, sino que es para todo el mundo sea cual sea tu capacidad”.

El valenciano David Casinos perdió la vista con tan solo 18 años a causa de su diabetes. Eso no le impidió dedicar su vida al atletismo. Es atleta paralímpico profesional especialista en disco, peso y martillo. Los valores que le habían inculcado sus padres son los que le ayudaron en estos momentos tan complicados. Para David, que los chavales que escuchan su historia, puedan quedarse con su ejemplo es muy satisfactorio. El deportista sabe que es importante que los jóvenes entiendan que todo cuesta. “Todos queremos cosas rápidas, incluso en ocasiones es algo que tenemos que entrenar todos. El coste de ese esfuerzo tiene que ser duradero. Las cosas tardan en llegar”.

David Casinos contando su experiencia vital en el aula.

A Casinos el deporte le ha dado la oportunidad de “conocerme a mi mismo y crecer en situaciones límite”. Estas situaciones las ha podido aplicar en su vida personal. Eso es lo que pretende trasladar a los niños a través de su historia, no solo la deportiva, sino su historia de superación personal y la del resto de embajadores del proyecto de la Fundación del Levante UD. “Lo que queremos trasladar es que con valores puedes llegar a donde quieras en la vida”, nos explica Casinos. Educación, respeto, compañerismo… son valores muy importantes para el deportista que explica que lo que tienen que entender los niños es que “somos rivales, pero cuando termina el juego, somos dos compañeros”. Ese compañerismo y respeto a tu rival es lo que pretenden inculcar.

Por ello, cuando le propusieron formar parte del proyecto El Club de los Niños aceptó encantado, porque sus valores y los que pretende transmitir el Levante UD van en sintonía. “Lo que la Fundación del Levante UD quiere de mí, no es que sea una persona que tenga medallas, todo lo contario. Es que soy una persona que se esfuerza y se levanta incluso después de la derrota”.

Al escuchar la historia de estos deportistas, todos los niños no pueden evitar verles como “superhéroes”. David Casinos nos cuenta que “se dan cuenta de que somos deportistas de verdad”.

Los futbolistas del Levante UD que disputan LaLiga Santander también están comprometidos con el proyecto. Tal y como admite el presidente de la Fundación del Levante UD, los jugadores “se comprometen con el área social de la Fundación a través de charlas en colegios o participar en el calendario solidario que se prepara anualmente”. Además, Vicente Furió nos explica que más de un jugador no está comprometido solo de forma verbal o asistencial, sino con apoyo económico.

“Desde hace dos años, apostamos también por el fútbol femenino”, comenta Vicente Herrero. “Por eso, en las charlas, cada jugador es acompañado por una jugadora que disputa la Liga Iberdrola… necesitamos que nos palpen, que nos vean. Al final todo este esfuerzo se nota en los campos y en el número de camisetas que se ven en los colegios”.

Los/as futbolistas se comprometen con el área social de la Fundación a través de charlas en los colegios.

Además de las charlas en los colegios, también se invita a los niños a acudir a un partido del Levante UD. “Los niños se emocionan mucho. Les traemos al campo, les regalamos una bufanda y les bajamos al césped, para que lo sientan suyo”, explica Vicente Herrero. “Hay incluso algunos que lloran de emoción… sobre todo los enanos de 7 a 10 años, que se vuelven locos de alegría durante la semana. En este 2019, queremos seguir creciendo y superar los 30 colegios a los que acudimos. Queremos, además, incluir a deportistas con diferentes discapacidades, como los chicos del hockey. Nuestro verdadero valor es la cercanía y poder decirle a la juventud que el deporte no es lujo ni dinero, sino superación y esfuerzo”.

Vicente Furió, presidente de la Fundación del Levante UD, explica que los colegios que quieran formar parte del proyecto solo tienen que entrar en la web de la Fundación y solicitarlo. También pueden desplazarse físicamente hasta las oficinas ubicadas en el Estadio Ciudad de Valencia “Serán acogidos con los brazos abiertos”, concluye.

Los embajadores del proyecto Di_Capacidad en uno de los colegios.