Cepsa se posiciona como una de las tres compañías del sector energético en Europa con una mejor valoración en sus políticas y desempeño ESG (por las siglas en inglés de medioambiente, social y buen gobierno), según los últimos resultados de la evaluación de ESG elaborado por Moody’s, la agencia internacional de evaluación de riesgos.

El análisis en aspectos de ESG de Moody’s de este año eleva cuatro puntos el resultado de Cepsa y la sitúa, por segundo año consecutivo, entre las tres mejores compañías por su desempeño y capacidad de gestión sostenible de su sector en Europa. Moody’s reconoce el “nivel avanzado” de Cepsa en materia de sostenibilidad, situándola en la máxima categoría.

Cepsa alcanza los 65 puntos, frente a los 61 obtenidos en 2022, un incremento que responde en parte a las acciones y buenas prácticas enmarcadas en su estrategia 2030 ‘Positive Motion’, con la que la compañía aspira a convertirse en un referente clave en la transición energética, liderando la producción de hidrógeno verde y biocombustibles y siendo un actor clave de la movilidad sostenible en España y Portugal.

Carmen de Pablo, CFO y directora de Estrategia y ESG de Cepsa ha destacado: “Nuestra calificación en la evaluación de Moody’s, considerado como una de los más relevantes por la comunidad financiera, permiten a Cepsa seguir avanzando, identificando oportunidades de crecimiento y reforzando sus compromisos con el desarrollo sostenible. Según nuestro Plan de Sostenibilidad, presentado en el primer trimestre del año, tenemos una clara hoja de ruta para seguir incorporando las mejores prácticas de ESG en cada una de nuestras acciones y aportar así valor compartido a las comunidades donde estamos presentes”.

El Plan de Sostenibilidad de Cepsa, que lleva por título ‘Impulsando el Impacto Positivo’, se asienta en ocho pilares con los que la compañía recoge una serie de compromisos como la reducción del 55% de sus emisiones de CO2 de alcance 1 y 2 en 2030, de un 20% de la captación de agua dulce en zonas de estrés hídrico en 2025, o aumentar la intensidad de la circularidad de los residuos procedentes de sus operaciones en un 50% para 2030, respecto a los niveles de 2019.

Moody’s ha desarrollado esta evaluación ESG con el objetivo de valorar la gestión y capacidad de las empresas ante los riesgos y oportunidades de sostenibilidad, así como su progreso en todas aquellas cuestiones relacionadas con este ámbito. La agencia de calificación ha evaluado cerca de 5000 compañías teniendo en cuenta 24 aspectos sobre ESG.

Este tipo de evaluaciones independientes demuestran el fuerte compromiso de Cepsa con la sostenibilidad y sus grupos de interés. En este sentido, recientemente, EcoVadis calificación de referencia utilizada por las empresas para evaluar la sostenibilidad de su cadena de suministro, también ha reconocido a la energética con la medalla de oro, situándola entre el 3% de las mejores empresas de su sector a nivel mundial.

Una estrategia vertebrada por los criterios de ESG

Cepsa considera clave la gestión de los aspectos ESG. En el marco de su Estrategia 2030, ‘Positive Motion’, Cepsa aspira a alcanzar cero emisiones netas antes de 2050. Para ello, la compañía invertirá entre 7000 y 8000 millones de euros hasta 2030, de los cuales cerca del 60 % serán para negocios sostenibles vinculados con la producción de hidrógeno verde y biocombustibles.

Cepsa es una compañía internacional líder comprometida con la movilidad y la energía sostenibles con una sólida experiencia técnica tras más de 90 años de actividad. La compañía también cuenta con un negocio de química líder a nivel mundial con una actividad cada vez más sostenible.

Cepsa ha presentado en 2022 su nuevo plan estratégico para 2030, Positive Motion, que proyecta su ambición de ser líder en movilidad sostenible, biocombustibles e hidrógeno verde en España y Portugal, y de convertirse en un referente de la transición energética. La empresa sitúa a los clientes en el centro de su actividad y trabajará con ellos para ayudarles a avanzar en sus objetivos de descarbonización.

Los criterios ESG inspiran todas las acciones de Cepsa para avanzar hacia su objetivo neto positivo. A lo largo de esta década va a reducir sus emisiones de CO2 de alcance 1 y 2 en un 55% y su índice de intensidad de carbono en un 15-20%, con el objetivo de conseguir emisiones netas cero antes de 2050.